¿Sabemos qué es el fetichismo y los fetiches?

La palabra proviene del portugués, en el siglo XV, del término ‘feitiço’ que significa encanto o hechizo. Ser fetichista no implica la desnudez o el mismo acto sexual sino un sinfín de capacidades para leer entre líneas aquello que te gusta, no es lo que se ve sino lo que uno puede llegar a imaginar. El término ‘fetichismo sexual’ nació mucho después, en 1940 por el psicólogo francés Alfred Binet el cual atribuyó a este término dos clasificaciones: ‘amor espiritual’ dedicado a la devoción de un fenómeno mental, una clase social o una actitud determinada y ‘amor de plástico’  con una devoción por los objetos materiales, partes del cuerpo, prendas o texturas.

En el fetichismo damos valor y poder a ciertos objetos como los tacones o indumentaria como las prendas de látex, la lencería, medias o uniformes. Aunque también es importante destacar que el fetichismo no se centra únicamente en objetos, el cuerpo y sus partes no reproductivas son afamados ejemplos del mismo.Uno de los más conocidos quizás sean los pies, pero los muslos, el cuello o las axilas, también se encuentran en la lista de los fetiches.

Estos objetos o partes del cuerpo, normalmente, no tienen ningún tipo de connotación sexual pero el fetichista los dota con un sentido erótico que roza lo sublime.

La práctica del BDSM, es decir, bondage, disciplina, dominación, sumisión y sadomasoquismo está muy relacionada con el fetichismo. En inglés, ‘festish’ se utiliza como adjetivo para referirse a objetos, rituales o indumentaria relacionado con el BSDM. Está relacionado con lo fetish pero no son sinónimos. Podemos ser fetichistas y no practicar BSDM y viceversa, son prácticas que pueden no encontrarse en un mismo escenario.

En Me toca tocarme hemos tomado nota del interés que suscita el fetichismo por ello una de nuestras Soft Party la hemos dedicado a los Fetiches, es la Soft Party Fetish donde podrás asistir a una reunión muy didáctica, así como conocer los diferentes artículos que tenemos en nuestra tienda dedicados al fetichismo o las prácticas fetichistas. 

Os dejamos con el trailer de la película My mistress, donde el encuentro sexual entre un adolescente y una amante sadomaso llega a sobrepasar límites, un buen ejemplo de lo que hemos relatado en el post.

Todos tenemos nuestro lado fetish… Un objeto o una parte del cuerpo que nos vuelve realmente locos. Yo ya se mi pequeño placer ¿y tú, has encontrado el tuyo?