Durante sus 100 años de vida ha sido testigo de la revolución sexual de los 60, de la epidemia de sida de los 80 en Nueva York y el auge, en los últimos años, del porno en Internet. “No creo que el sexo casual de hoy en día sea más frenético que en los 60” ha explicado en Time. Pero la preocupa el impacto que las nuevas tecnologías pueden tener en las relaciones de pareja.

Después de su larga carrera estas son las 7 premisas de Shirley:

1. El sexo no es sólo el coito:

“Existe una necesidad de éxito en las relaciones sexuales, de la forma en que se entiende el éxito en el trabajo o los estudios. El sexo se ha convertido en una competición. Tienes que ser bueno en la cama. Esta necesidad provoca tensión y ansiedad y no nos deja sentir. La gente ve el sexo como un coito no como una amplia gama de experiencias. La gente orienta el sexo a la consecución de un objetivo”.

2. Para ser un buen amante hay que ser buen compañero:

“Ellos comprendieron que el sexo no es todo placer y glamour. Lo más importante es aprender a ser un buen compañero. La importancia de la comunicación fue una de sus mayores contribuciones”.

3. El trabajo está dañando nuestra vida sexual:

“La gente está ocupada todo el tiempo. Existe un límite en la cantidad de energía, deseo y tiempo que puedes darle a una persona cuando estás presionado para ganar más dinero, convertirte en CEO y comprar una casa de verano. La gente quiere más y más, pero el deseo requiere energía”.

4. La trivialización del cuerpo de la mujer es cada vez mayor:

“Siempre he creído que el sexo está fuertemente influenciado por la cultura. Hoy en día siento que la mujer está siendo convertida en un objeto sexual. Hablamos de la libertad sexual, pero nuestros cuerpos están siendo usados para todo tipo de propósitos comerciales”, asegura la doctora.

5. El porno no tiene nada de malo, si no nos excedemos:

“No hay nada nuevo en la pornografía. Ha estado aquí desde la prehistoria. Creo que es saludable que la gente tenga la habilidad y la libertad de fantasear pero tengo bastantes pacientes que se sientan en el ordenador a ver pornografía y han perdido el interés por buscar pareja. Veo a muchísimos solteros que no hacen el esfuerzo de conocer a gente para no enfrentarse al posible rechazo y prefieren satisfacer sus necesidades sexuales masturbandose frente al ordenador”.

6. Las nuevas tecnologías han dañado las relaciones humanas:

“Estoy anonadada al ver la falta de conexión entre personas por culpa de los iPhone. Hay mucho menos contacto físico. Hay menos tocamientos, menos conversaciones, menos abrazos, menos miradas… La gente siente placer mirando a otras personas, sonriéndolas, tocándolas… Necesitamos tocar para sentirnos queridos. Este es el principal problema de la generación actual. No entiendo por qué la gente no echa eso en falta”.

7. El sexo no lo es todo:

“A la larga, el placer sexual es sólo una parte de lo que hombres y mujeres buscan entre ellos. Quieren intimidad, cercanía, entendimiento, diversión, y alguien que realmente se preocupe por ellos, no sólo en la cama”.

Tras estas 7 lecciones de una de las expertas más importantes del mundo mi premisa es la siguiente:
AMA, VIVE y SONRIE